La importancia de la ergonomía en mochilas de porteo

Es posible que haya escuchado la frase porteo ergonómico pero … ¿Qué significa realmente la frase “portabebés ergonómico” y qué importancia tiene al elegir tu mochila?

Una buena ergonomía en tu mochila de porteo es extremadamente importante. De hecho,  tienes que tener en cuenta que tiene que ser cómoda tanto para tí y como para tu bebé.

Para ello, la misma mochila tiene que distribuir uniformemente el peso del bebé y que no ejerza una presión innecesaria sobre tu propia espalda y hombros. En Somomu, el diseño cruzado en la espalda es precisamente para esto, para que se reparta el peso entre ambos hombros y cadera y no cause ninguna presión ni molestia a los padres.

Pero lo que es más importante, es que sujete de forma adecuada y segura a tu pequeño y ayude a fomentar su desarrollo saludable.

Y esto significa que tiene que sujetar correctamente la columna vertebral, la pelvis y las caderas de tus pequeños.

¿Qué es un portabebés ergonómico?

Un portabebés ergonómico apoya la postura natural de los bebés, al mismo tiempo que fomenta el desarrollo saludable de la cadera.

Debe sostener las piernas hasta la parte posterior de las rodillas, de modo que sus piernas completas no cuelguen, pero pueden moverse libremente a medida que crecen.

Una mochila ergonómica tiene que tener una base amplia y cómoda que soporte correctamente el peso y debe sostener las caderas y las piernas del bebé en forma de ancas de rana o M.

En esta posición ergonómica, la parte inferior de su bebé está más baja que sus rodillas, mientras que sus rodillas y caderas están niveladas entre sí y las caderas están abiertas. Así aseguramos que las caderas se mantengan firmemente dentro de la cavidad  y que su peso se distribuya uniformemente.

También es fundamental que la mochila crezca con los pequeños como el la siguiente fotografía:

Normas fundamentales para un porteo ergonómico seguro

https://sepeap.org/el-porteo-ergonomico-una-opcion-segura-para-transportar-a-los-recien-nacidos/Estas son las normas para un porteo seguro:

Colocar al bebé en la postura fisiológica descrita. Idealmente, en vertical, ya que en posición tumbada no se pueden mantener las rodillas separadas una de otra. Además los bebés con reflujo van incómodos tumbados.

Para una correcta posición de la espalda y caderas, la cadera del bebé ha de ir basculada hacia delante, con su periné parcialmente apoyado en el adulto, no apoyando el pubis completo.

El portabebé ha de ir bien tenso, dando apoyo a todos los puntos de la espalda (si el bebé cae a un lado o se redondea en exceso, habrá que volver a tensar).

La cabeza del recién nacido o de un bebé dormido, ha de ir firme pero suavemente sujeta contra el cuerpo del adulto.

La barbilla tiene que ir separada del esternón para evitar riesgo de asfixia por bloqueo de vía aérea. En la nariz del bebé ha de haber espacio para que circule el aire, incluso si el bebé va con la frente apoyada en el adulto.

La región abdominal del bebé ha de estar en contacto con el cuerpo del adulto, nunca el costado o la espalda. Así, el cuerpo del adulto evita que la cabeza del bebé se flexione hacia su pecho, evitando el riesgo de asfixia.
La cara del bebé siempre tiene que estar visible.

El adulto ha de estar muy pendiente de que la boca y nariz no pegan contra el cuerpo del adulto y de que la respiración del bebé es rítmica.

*FUENTE: sepeap (sociedad Española de pediatría Extrahospitalaria y atención primaria

Requisitos para que las mochilas de porteo sean ergonómicas

https://sepeap.org/el-porteo-ergonomico-una-opcion-segura-para-transportar-a-los-recien-nacidos/Respeta las normas del porteo seguro (posición fisiológica del bebé, correcta tensión y ajuste, la región abdominal debe ir contra el cuerpo del adulto, cabeza correctamente sujeta, vías respiratorias despejadas).

El bebé queda a la altura correcta (las nalgas del bebé nunca deben ir por debajo de la región umbilical del adulto y, en bebés pequeños, que se le pueda dar un beso con comodidad en la cabeza pero no darle con la barbilla).

Soporte de la espalda adaptable, de modo que un bebé con un grado de movilidad mayor, pueda tener mayor libertad de movimientos. Pero siempre se ha de poder sostener toda la espalda del bebé, hasta la cabeza, si se duerme.

Se adapta al crecimiento del bebé.

Tiene que ser cómodo para el porteador y sencillo de usar.

*FUENTE: sepeap (sociedad Española de pediatría Extrahospitalaria y atención primaria)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.